28 may. 2012

El salt del Bisbe (Berguedà)


Cámara: CANON EOS 500D
Diafragma: f/5
Velocidad: 1/60
ISO: 400
Distancia focal: 18 mm
Balance de blanco: Manual
Calidad: RAW + máxima calidad

Se hizo una segunda toma:
Diafragma: f/13
Velocidad: 1/2 seg
ISO: 100
Distancia focal: 18 mm
para conseguir el efecto seda en la cascada, pero al no llevar el trípode (error grave) la foto quedó trepidada, aún apoyando la cámara en una piedra. Rescatamos la cascada, que quedó como deseaba y además era el objeto de esta toma.

Retoque fotográfico realizado:

Con el revelador RAW:
Regular los parámetros para recuperar luces, curvas de nivel, tonos y enfoque

En PS CS4:

-En la foto original, aplico el filtro Redinamix, con unos valores suaves, para revitalizar las zonas más sombreadas y corrijo un poco la saturación, desaturando.
- Con el filtro Nik aplico un Tonal Contrast, dejando la capa al 65%. Acoplo capas
- En una nueva capa, aplico el Lápiz nº 2 de Tiffen, con una opacidad del 15% y en modo multiplicar. Acoplo capas.
- En una nueva capa, aplico un Fractalius, con los valores que tengo siempre por defecto y dejo la capa al 20% de opacidad y modo multiplicar.
-Como llega un momento en el que me encuentro perdido, pido socorro al Maestro Lombart, quien me sugiere que me he pasado de nitidez y contrastes en el fondo (rocas y flora), y la foto hace daño a la vista. A veces, como dice Andreu Gual, menos es más. Corrijo este defecto aplicando un Glamour Glow de Nik y una serie de pequeños desenfoques (hasta 4 veces) en el resto de la foto, llegando a un punto que me parece adecuado.
-Aplico ahora una textura de archivo (viñeta oscurecedora de esquinas) al 40% de opacidad y en modo Multiplicar. Acoplo capas.
-Abro cuatro nuevas capas de fondo y en cada una de ellas corrijo un color (verde, rojo, amarillo, negros) enmascarando o borrando el resto de la capa. Ahora me gusta lo que veo y acoplo capas.
- Sólo me resta recortar la cascada en efecto seda e incorporarla a la foto master. La retoco un poco con un desenfoque gaussiano, sobre todo por la parte de arriba y la recupero un poco más de blancos con  Ajustes > Sombras / iluminaciones, quitando un poco de dominante azul en el agua. Acoplo capas y doy por finalizada la foto.
Guardo en JPG

Fotos Originales





 











27 may. 2012

Montse Fernández Lidon


Link para que disfrutéis de su galería en Flickr:
http://www.flickr.com/photos/montse_fdez_lidon/sets/

Montse Fernández es barcelonesa y pertenece también al grupo "Petjades Mediterrànies".
Bajo una aparente capa de seriedad, se esconde una mujer encantadora, llena de sensibilidad  y con las ideas muy claras.
No me avergüenza decir que en estos tres años de amistad quizá he aprendido a conocerla más por su obra que por ella misma, lo cual creo que no deja de ser positivo, porque demuestra que su obra habla por ella.
Cada vez me sorprendo más con sus fotos. Su gran dosis de bucolismo la plasma perfectamente en sus composiciones, sobre todo en las de este último año y a pesar que siempre nos dice que ella no entiende de técnica fotográfica, yo no me lo creo, a tenor de esos encuadres y esos temas que compone con un soberbio ojo fotográfico que no todos poseen.
Sabe jugar con la luz, colocarla y acentuarla donde le parece adecuado y las remata con el uso increible del enorme archivo de texturas que posee.
Es fácil verla en las quedadas fotográficas disparando fotos a las cortezas de los árboles, paredes, suelo, etc, no pudiendo evitar la sorna de los demás algunas veces. Montse se defiende diciendo que las texturas no se pueden aplicar a tontas y a locas y de la misma manera que cada plato de la gastronomia de un lugar determinado contiene esos elementos propios y autóctonos, textura y foto distarán pocos metros una de otra en ubicación.
Yo a tanto no llego, pero seguro que una textura que no mantenga esas premisas desmerecería la foto. Por tanto, tendrá toda la razón en colocarlas bajo ese concepto y no otro.

Se ha especializado tanto en esta técnica que sus fotos están llenas de sensibilidad, encanto y magia, recordando muchas veces  a aquellos retablos renacentistas de los grandes Maestros europeos de la pintura, y consiguiendo que quien las observa se sienta cada vez más relajado y en buena sintonía.
Me atrevería a afirmar que en esta última etapa, Montse consigue que sus fotos se reconozcan entre muchas otras con un somero vistazo y eso se traduce en una sola palabra: ESTILO. 

He aprendido mucho y cada dia aprendo de esta técnica tan suya, nada fácil, y que a mí particularmente me encanta.















24 may. 2012

El primer café


Cámara: CANON EOS 500D
Diafragma: f/5,6
Velocidad: 1/8
ISO: 400
Distancia focal: 80 mm
Calidad: RAW + máxima calidad
Luces: Foco en zona superior derecha, ligeramente ladeado respecto a la taza
            Flash TTL rebotado a techo
            Luz ambiente de 2 fluorescentes

Retoque fotográfico realizado:

Con el revelador RAW:
Regular los parámetros para recuperar luces, curvas de nivel, tonos y enfoque

En PS CS4:

-Recorto la foto para recomponerla y la invierto horizontalmente, porque quiero el motivo a la izquierda (regla de los tercios y mayor interés visual de la composición)
- El objetivo es realzar la taza, el café y rebajar mucho la cafetera y la luz ambiente. Para ello, creo una máscara de capa para esos elementos y me dedico a oscurecer con los niveles. Finalizo este punto con el filtro Nik > Dark / Light center, llevando el punto de luz a la unión taza-café. Acoplo capas.
-Selecciono con máscara de capa el café i con Nik > Tonal Contrast, le doy más vida al chorro, aplicándole luego un toque de Glamour Glow, también de Nik. Acoplo capas.
-Abro nueva capa y coloco una textura de archivo (lienzo), borro donde están los elementos para que no se vean afectados por la textura. Acoplo capas.
-Guardo en JPG













17 may. 2012

El Sant Antoni (Rialp)



Hora: 17,50 en sombra, con algún reflejo de sol poniente
Cámara: CANON EOS 500D
Diafragma: f/5,6
Velocidad: 1/200
ISO: 400
Distancia focal: 90 mm
Calidad: RAW + máxima

Retoque fotográfico realizado:

Con el revelador RAW:
Regular los parámetros para recuperar luces, curvas de nivel, tonos y enfoque

En PS CS4: 
-Ajuste manual de enfoque en la zona del agua, repetido 3 veces a poca intensidad.
-Filtro Redinamix para revitalizar zonas oscuras ycrear un poco más de dramatismo y fuerza. Siempre     
 dosificando los valores.
-Filtro Nik > Tonal contrast + Light & Dark. Capa al 70%
-Repito la anterior operación en otra capa, sólo con Tonal Contrast, enmascarando todo, excepto la
  cortina de agua, de punta a punta.
-Filtro Tiffen > Lápiz nº 2 en valores medios. Capa al 30% de opacidad y estilo de capa "Multiplicar"
-Capa con textura oscurecedora de esquinas en b/n al 30% y estilo "Multiplicar"
-En PS y una vez acopladas las capas, desaturación de un 30% a toda la foto y tratamiento selectivo del
  color verde para resaltar los prados y azules y malvas para cambiar ciertos puntos del agua.
-Guardado como JPG

15 may. 2012

Andreu Gual




Link para que disfrutéis de su galería en Flickr:
http://www.flickr.com/photos/nastic02/sets/



Andreu Gual  es un fotógrafo enamorado como nadie de la ciudad donde nació: Tarragona. Ese lugar es su modelo preferido y quizá no exista en ella rincón alguno que no haya pasado por el sensor de su cámara…
… Ni premio que se le haya resistido. En menos de dos años ha ganado todos aquellos certámenes fotográficos importantes de Tarragona a los que se ha presentado, que si no tengo mal entendido son: ¡todos!
A aquellos que tenemos el placer de conocerle y compartir su obra día a día, no nos extraña en absoluto. Además de esa dosis de suerte que se debe tener y que Andreu es de aquellos que merecen, la gran calidad de sus composiciones y, en particular de sus procesados, hablan por sí solos. Esa técnica que tan bien domina, tiene muchos seguidores, quienes además pueden disfrutar de la opción de aprender gran parte de la misma en los apartados “Aprendamos Juntos” y “Antes y Después” de su blog y que tiene la amabilidad de compartir desinteresadamente con todos sus lectores.
En mi apartado “Tutoriales y Descargas”, encontrareis el link a ese Blog, en el que además se desglosa un tutorial de retoque fotográfico tan básico como importante, heredado del maestro Josep Mª Lombart, y que Andreu se ha encargado de desarrollar, aplicando sus propios conocimientos.
Andreu es el más joven de los miembros del grupo “Petjades Mediterrànies”, tanto es así que a veces le apodamos “el nen”. Es también un trabajador empedernido, a pesar de que por el momento la fotografía no va mucho más allá de un mero hobby para él. Pero su pasión por este arte no le ofrece descanso. No es extraño pues que en ese plazo de casi dos años que os comentaba, sus fotografías hayan dado un giro de 360º, pasando de ser una obra bien realizada, colorista y muy centrada en su tierra, a otra muy distinta, mucho más serena, madura y de temática variada, con una pulcritud y acabados en el retoque posterior dignos de un verdadero maestro.
El trabajo por series centra aún más sus composiciones, dándole, si cabe, mucho más sentido a su obra, que en estos momentos aglutina gran cantidad de robados a gente de la calle, buscando su expresión o aquel pequeño detalle que sólo el ojo de un buen fotógrafo sabe prever, esperando el momento adecuado para disparar.
Sus últimas series dedicadas a las representaciones medievales, sin olvidar la Semana Santa o els Castellers, éstas más antiguas, son verdaderas obras de arte.
Su galería es también muy recomendable si queréis disfrutar de una gran amalgama de buenas fotografías.



9 may. 2012

La foto que nunca me diste

   2012 Rialp (Lleida)

            Domingo. Habían pasado pocos dias desde que la Primavera iniciara su particular siembra de amapolas y todo el entorno natural de Rialp se despertaba poco a poco de un invierno frio y triste, preparándose para un nuevo ciclo de vida.
            Bajo la atenta mirada de los insectos más madrugadores, surgían las primeras flores y esos recios árboles caduciformes de los márgenes del Noguera pallaresa enseñaban orgullosos aquellas hojas pequeñas y verdes que iban a explotar con bellísimos colores rojos, naranjas y ocres en el próximo otoño, antes de caer y sembrar los caminos, los campos y el mismo río con una encantadora alfombra vegetal.
            Yo también  me encontraba allí, disfrutando de esta obra teatral con que ahora me obsequiaba la naturaleza y me disponía a tomar unas fotos de las primeras embarcaciones de rafting que bajarían por el río esa mañana.
            El descenso de aguas bravas en kayak o balsas de neopreno, entre otros artefactos, es una especie de deporte nacional, no exento de cierto riesgo, muy arraigado en estos lares, aportando, como no, su granito de arena para dar a la zona un impulso económico y turistico, siempre necesario.

            Me aposté entre unas rocas de la orilla recién descubiertas. La enorme crecida del río, producida en verano de 2010 y la fuerza brutal de la misma, arrancaron de cuajo árboles y arbustos, dejando a la vista esas moles de piedra.

            A las 11 de la mañana, poco después de la crecida del río, esta vez controlada por las presas situadas más arriba, aparecían las primeras balsas cargadas de turistas, que se afanaban en mover los remos rítmicamente al son de la voz del monitor, como si de los tambores de un  navío de guerra romano se tratara.
            El río se colmó con esas balsas, ocupadas por adolescentes en su totalidad. El griterío era ensordecedor, aunque a los monitores se le oía más que a nadie. Y así debía ser, por la seguridad e integridad de todos.

            Empecé a disparar a diestro y siniestro, realizando algunos primeros planos, ante el regocijo de esos jóvenes, que no cesaban en sus saludos a cámara con enormes y exagerados aspavientos.
            Ya veis, unos te obligan bajo demanda judicial a que elimines su foto de la targeta y otros se pelean por ocupar todo un plano americano ellos sólos. Así somos y así seremos.

            Terminada mi particular sesión, recogí los bártulos y me fui andando en dirección al pequeño hangar donde finalizan su recorrido las balsas y la gente se cambia de paisano, con el fin de saludar a la propietaria, conocida mía.

            Una vez allí, aparecieron algunos de esos jóvenes, que resultaron ser franceses, y me reconocieron como ese fotógrafo que habían visto apostado en el río.
            Ni cortos ni perezosos, se empeñaron en que les siguiera tirando fotos, a lo que accedí gustosamente.
            Cuando me pareció bien y ante un abrumador griterío (no me extraña que luego duerman a pierna suelta) me fui para casa. No podía perder mucho tiempo, ya que volvíamos a Barcelona a primera hora de la tarde.

            Al mes siguiente, de vuelta a Rialp para pasar otro tranquilo fin de semana, me tropecé con mi amiga del rafting. Nos saludamos y sonriendo, me confesó todos los problemas que tuvo con aquellos jóvenes franceses cuando yo me fui. Me estuvo buscando como una loca, pero lógicamente no me encontró porque ya estaba en ruta.

            Sucedió que le pidieron las fotos que yo les hice. Me tomaron por el fotógrafo que suele acompañar a esas excursiones y de las que se extrae un reportaje. Al final de la excursión, los grupos se encuentran las copias en papel, escogiendo comprar o no las fotos que a cada uno le apetecen.
            Además esos loquillos, no debieron entender bien como funcionaba todo el contenido del pack ya que se entestaron en exigirle a mi amiga la gratuidad de esas fotos, convencidos de que iban incluídas en el precio de la excursión.

            Parece ser que el asunto no pasó de allí.
            Nos despedimos, pero preferí no saber cómo lo hizo la pobre chica para capear el temporal.

1 may. 2012

Josep Mª Lombart



Lombart, Josep Mª
Photo cedida por Kala

Link para que disfrutéis de su galería en Flickr:
http//www.flickr.com/photos/lombartbcn/




Josep Mª es un barcelonés procedente del mundo del diseño textil, con una formación en técnica fotográfica y retoque muy amplias, en parte gracias a las incontables horas que ocupó revelando y retocando sus propias fotografías, en aquellos laboratorios químico-analógicos de los años ’70, que grandes aficionados como él tenían en un “cuarto oscuro” de su casa, o incluso en el baño, como si de alquimistas clandestinos se tratara.

Las necesidades de su profesión, le obligaron a mantenerse siempre al día en todo lo concerniente al diseño, por lo que su relación con los programas informáticos sobre el tema que aparecían en el mercado, eran devorados uno tras otro por su avidez de conocimientos, hasta convertirle hoy en día en todo un maestro del retoque con Photoshop. Todo ello aderezado con una gran dosis de elegancia y criterio en sus composiciones.

Quien le ha visto trabajar, se da cuenta de hasta qué grado eleva su pulcritud, desde el momento en que localiza el marco y objeto de su próximo disparo, hasta la delicada elaboración del retoque en el ordenador.

Controla la luz como a pocos fotógrafos he visto, con la misma ansiedad que lo haría un gran pintor renacentista. Porque eso es lo que hace realmente: pintar con su cámara.

Se defiende bien en todas las temáticas, pero quienes lo conocemos sabemos de sobras que con el “robado” de calle se encuentra como pez en el agua. Y en especial en su amplia serie de fotos tomadas dentro de los vagones del metro.
Como leí alguna vez, esos robados tienen tal poder y se apoderan tan profundamente de un pedazo del alma de sus improvisados modelos, que bien podrían servir para un estudio sociológico en toda regla.
Lombart tiene una técnica tan suya para este tipo de tomas, que casi nadie es capaz de averiguar en qué momento pulsa el disparador de su cámara. Puede estar hablando con alguien y mientras le mira a los ojos, seguro que ya tiene localizada una escena en otro punto distinto, lista para ser capturada con su cámara, que siempre lleva colgada del pecho. A media altura, de lado, tras él, por encima… Le da igual. Captar una expresión que pueda parecer interesante y capturarla en su máquina es cuestión de décimas de segundo.

Pero si Josep Mª es indiscutiblemente un fotógrafo como la copa de un pino, aún es mejor como persona. Ha enseñado técnica fotográfica y retoque a muchos de nosotros, por teléfono, por mail, en vivo... Nunca tiene un “no” para prestar su ayuda. Su jovialidad y simpatía son la guinda de este pastel.
Por ello quienes le conocen y sobre todo nuestro grupo “Petjades Mediterrànies”, al que él también pertenece, le apodamos cariñosamente y no sin razón “Maestro”.